jueves, 19 de abril de 2012

Parte 1 - Sor María Gómez Valbuena


Sor María Gómez Valbuena dice que no es verdad que robara su hija a su madre, que si no hubiese firmado no se habría efectuado la adopción.

Si se pudieran abrir los expedientes de adopciones que están guardados en las dependencias judiciales, podríamos saber con exactitud cuantas personas firmaron voluntariamente, cuantas tienen un papel escrito de cualquier manera haciendo las veces de la madre en plan chapuza y cuantos no tienen esa firma…… la gran mayoría, porque además la firma de la adopción voluntaria por parte de la madre debería estar en los documentos que se le dan a los adoptados cuando reclaman los mismos.

Muchas madres que se quedaron sin sus hijos no firmaron el consentimiento, otras muchas si, unas de grado y otras a la fuerza, la fuerza de las amenazas era poderosa, muy poderosa, bastaba con amenazar con una denuncia, con doblar la voluntad a base de sermones diversos, de humillar, manipular y ningunear a una chica vulnerable, no importa que hubiese tenido un hijo antes…….. eso no cambia la vulnerabilidad a la que está sometida una embarazada con circunstancias difíciles o una parturienta, eso solo lo saben los que lo han pasado, en el caso de las madres a las que les defenestraron los hijos para resucitarlos mas tarde, el sistema era el mismo. Pero aquí ahora nos centramos en el caso concreto de esta madre e hija que se encontraron.

Me gustaría saber que opciones tuvo, a mi modo de ver y conociendo la legislación vigente en esos momentos…….., ninguna.

Olvidamos muy fácilmente las Leyes vigentes, para refrescarles la memoria, dentro del Código Penal existía la Ley de Vagos y Maleantes sustituida por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, los delitos de escándalo público y de abusos deshonestos, etc…., estaban vigentes hasta fechas recientes, la Ley de Vagos y Maleantes de 1933 se modificó en 1954 incluyendo como delitos los actos que ofendían a la moral sana española por ir en contra de las buenas costumbres, esta Ley se modificó a principios de los años 70 por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, como consecuencia de esta legislación entraba en el saco cualquiera que no se atuviera a la moral religiosa y social, entre ellas la madre que acaba de encontrar a su hija, si Sor María Gómez Valbuena la hubiese denunciado solamente por haber tenido un hijo sin estar casada y encima separada y con el añadido de adultera o alguna otra cosa, como poco hubiera dormido en el calabozo unos cuantos días y después le hubieran pasado dos cosas, una que cumpliera cárcel o bien que la hubieran internado en algún centro para hacerle una rehabilitación en toda regla, a todas estas por supuesto que le hubieran quitado a los hijos que tenía, hubieran pasado a la tutela del estado, haciendo con ellos lo que les hubiera dado la gana.

No se sorprendan, esto pasaba en la década de los ochenta muy a menudo, no estamos hablando de los cincuenta, estamos hablando de antes de ayer, habían muchos mecanismos al alcance para conseguir lo que desearan los que “mandaban”, uno de estos mecanismos fueron las Juntas Nacionales de la Cruzada de la Decencia, dichas Juntas velaban por la moral y las buenas costumbres, en colegios, en la calle, en las casas ajenas, en la sociedad………., en todas partes, mas adelante y en otro momento ya hablaremos de ello porque estuvo presente en nuestras vidas hasta hace bien poco.

Baste decir que uno de sus últimos presidentes, muy conocido por todos fue Alfonso Armada, que fue condenado por el golpe de estado del 23 de febrero de 1981…….. hay mas nombres conocidos, ya los veremos.

Pero esta madre así como el resto, fueran solteras, separadas las pocas que se atrevían o viudas que se les ocurriera cometer actos impuros que dieran lugar a un hijo, no solo les hubiera caído encima la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, también estaban expuestas al escarnio social, era una ley absolutamente intolerante, cuando una persona era detenida en función de esta ley se comunicaba el motivo a familiares, trabajo si lo tenía y se daba publicidad conveniente de ello, no es ciencia ficción.
Junto con la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social se añadía la Brigada Social que ejercía de Policía Religiosa que confeccionaba fichas de personas amorales, promiscuas, pecadoras, etc……… estas informaciones de la Brigada Social eran utilizadas por la Junta Nacional de la Cruzada de la Decencia, si tenías la mala suerte de caer en sus redes ya solo te quedaba vivir entre la “compasión de la caridad cristiana” y el desprecio, que lógicamente cerraba casi todas las puertas sociales y laborales.

Todo esto de lo que hablamos no cambió con la transición, después de que se aprobó la Constitución en Diciembre de 1978, se reconocieron algunos derechos y libertades, que no fueron tales en el terreno social, vivíamos en una sociedad machista que seguía con su discurso de la moral católica y del franquismo.

Durante la democracia la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social siguió vigente, en 1979 tuvo una ligera modificación por la cual eliminaron algunos artículos sobre la homosexualidad, el resto seguía igual, en 1983 tuvo otro ligero cambio en tanto en cuanto se eliminó de la ley el escándalo público con referencia a los homosexuales, el resto seguía prácticamente igual, por fin en 1995 se derogó completamente.

Ahora me van a explicar a mi que posibilidades y armas tenían menores de edad (21 años hasta Noviembre de 1978),  bajo la tutela paterna, mayores de edad y menores bajo la tutela del estado, bajo la supervisión religiosa, bajo la supervisión del ojo crítico e intransigente de multitud de grupos, grupúsculos, asociaciones, etc… etc.. todas de corte religioso-moral que imponían si o si sus criterios de cómo vivir y hasta respirar.

Claro que los menores de 40 años imposible que sepan estas cosas, los mayores de 40 años tienen la memoria borrada o no les interesa recordar, pero quien menos quiere recordar son los que ostentan el poder y sus acólitos, reconocer que se hizo uso y abuso…….. es reconocer que vulneraron todos los derechos de muchas personas.

Era fácil, muy fácil robar un bebé, vivo o muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Solo Blog - Top Sites
posicionamiento web