lunes, 8 de noviembre de 2010

Breve historia de la Casa de Expósitos de Vizcaya 1919-1984

Breve historia de la Casa de Expósitos de Vizcaya
Mª del Mar Varillas Martín

http://www.euskonews.com

Destacar la historia de la Inclusa o Casa de Expositos desde 1919 y la evolución hasta 1984 en que cerró sus puertas, resumen.

Entre los años 1919 y 1936 ingresaron en la Casa de Expósitos una media de 200 niños al año. Un mismo médico atendía a las parturientas de la Casa de Maternidad, y la alimentación y enfermedades de los niños de la Casa de Expósitos. Hasta que, en 1924, el desarrollo alcanzado por las especialidades médicas motivó que se contratara, por separado, a un médico puericultor y a otro ginecólogo, para atender a ambos establecimientos benéficos.

Durante la Guerra Civil Española de 1936, los habitantes de la institución se trasladaron a vivir al pueblo costero de Las Arenas, huyendo de los bombardeos que sufría la capital, donde permanecieron durante casi dos años.

Después de la Guerra, se unificaron las Juntas Directivas de la Casa de Expósitos y Maternidad, y la Institución, en su conjunto, paso a llamarse Casa Maternal de Vizcaya.

En 1947, entró en funcionamiento el Reglamento Nacional de Trabajo, que determinaba categorías profesionales, salarios y derechos de los trabajadores, resultando que algunos de los encargados de la Casa Maternal carecían de los requisitos exigidos por la legalidad vigente. Así, por ejemplo, se contrataron empleadas de la limpieza, trabajo que venían desempeñando las nodrizas y Hermanas de la Caridad por sueldos extremadamente recortados, y se suprimieron las Juntas de la Caridad.

En 1954, se cambió, de nuevo, el nombre del Establecimiento, por el Instituto de Maternología y Puericultura, y la Diputación encargó la dirección del conjunto de los Establecimientos Benéficos de la provincia a la Comisión de Beneficencia y Obras Sociales, que redactó el "Reglamento de los Servicios Benéficos de Vizcaya", en 1956.

Nació la Seguridad Social, un servicio sanitario estatal, que pronto absorbió la mayor parte de la asistencia médica pública, terminando con la labor que tradicionalmente venían prestando los Centros Benéficos en este sentido. La mortalidad infantil disminuyó gracias al avance experimentado por la ciencia médica.

Por otro lado, después de la 2ª Guerra Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó, en 1948, la "Declaración de los Derechos Humanos", donde se reconocía que toda persona tenía derecho a una familia, unos apellidos, una educación, unas libertades...Al tiempo que la población comenzó a tomar conciencia de la flagrante injusticia social que se cometía con los expósitos y demandaba leyes que representaran mejor sus aspiraciones en el terreno de las adopciones. Los especialistas en la materia ensalzaban que sólo en el seno de una familia podía el niño huérfano conseguir su pleno desarrollo físico y mental, mientras que las Instituciones habían demostrado criar a los niños faltos de afecto o tarados. Con este clima social, se reformó la Ley de Adopciones, en 1958, donde por primera vez en la historia de España, se concedía la adopción plena de cualquier niño abandonado por sus progenitores durante más de 3 años.

Las familias con hijos prohijados se apresuraron a adoptarlos para asegurar sus vínculos jurídicos. Las personas con deseos de adoptar perdieron el temor a que, en el futuro, los reclamara la madre natural. Cada año eran menos los niños que permanecían en la Institución sin haber sido adoptados. La figura del niño expósito, sin padres conocidos, desapareció, en cuanto fueron adoptados.

Todavía, la Ley de Adopciones se remodeló más, en 1970, para permitir la adopción desde el sexto mes de abandono, con la finalidad de que los niños sufrieran las menores carencias afectivas posibles. Además, comenzaría a encargarse de su tramitación el Servicio de Asistencia Social de la Diputación, retirando esta labor de la Institución.

Finalmente, las peticiones de adopción desbordaron las posibilidades de la antigua Casa de Expósitos, que ante la falta de niños abandonados, en una sociedad que cada vez era menos pobre y más laica, cerró sus puertas para siempre en 1984.

Sin embargo, el vetusto edificio, remodelado por dentro, continúa hoy en día albergando al Centro de Salud de Santutxu.

1 comentario:

  1. Hola, si alguien me puede explicar como un niño entregado un día 13 de abril através del Torno en la Antigua Maternidad pudo ser adoptado a los pocos días figurando como prohijados sus padres adoptvios? No debían pasar seis meses? Gracias a quien puede explicarme

    ResponderEliminar

 
Solo Blog - Top Sites
posicionamiento web