domingo, 5 de diciembre de 2010

Wikileaks han hecho temblar a la Justicia española


http://smfdiario.blogspot.com/2010/12/wikileaks-un-garganta-profunda-en-la.html

En España, los informes de Wikileaks han hecho temblar a la Justicia española y demuestran la caza de brujas contra Garzón. En ellos se asegura que las instituciones jurídicas y poderes judiciales evitaron incluso que dicho juez se hiciera con casos como el de las torturas de Guantánamo para no enojar al aliado yanqui. Se comenta que la Embajada de EEUU en Madrid desplegó en los últimos años importantes recursos para frenar o boicotear las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional contra militares y políticos estadounidenses. Y que se utilizaron a fiscales y altos cargos del Gobierno para interferir en el “caso Couso”, los vuelos de la CIA o las torturas en Guantánamo. De hecho, se pidió expresamente que estas difíciles causas no llegaran a manos del juez Baltasar Garzón, conocido por sus intentos de acercarse a una justicia internacional. Y se deja entrever cómo destacados políticos y fiscales habrían cooperado con EEUU en la estrategia, aportando a la embajada información precisa sobre la instrucción judicial o favoreciendo el archivo de los casos. Entre estos, figura el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, o el fiscal jefe de la Audiencia, Javier Zaragoza. Los informes tildan al fiscal Eduardo Fungairiño de “interlocutor de gran valor” y apuntan que su marcha de la Audiencia Nacional “dañará la cooperación judicial entre España y EEUU”. Asimismo se desvela que EEUU ofreció dinero a varios países para que acogieran a presos de Guantánamo. Y se asegura que España le propuso 85.000 dólares por cada recluso acogido en nuestro país y, para ello, “aprovechó la necesidad del Gobierno de mejorar la relación”.

En los 3.602 documentos publicados por Wikileads y emitidos por la Embajada de EEUU en España, se recogen conversaciones con el Rey, con el presidente Zapatero, con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, o con los ex presidentes Felipe González y José María Aznar. Tras la victoria del PSOE en las elecciones de 2004 (los diplomáticos estadounidenses atribuyeron, en parte, la llegada a la presidencia del Gobierno de Zapatero a la mala gestión de los atentados del 11-M por parte del PP), se generó una gran cantidad de cables secretos y confidenciales en los que se explicaba quién era Zapatero, y cuáles eran sus pretensiones, propias de una izquierda “trasnochada y romántica”. Los documentos revelan que la decisión de la retirada de las tropas de Irak enfrió las relaciones entre ambos países, hasta el punto de que Bush no se puso al teléfono cuando Zapatero le llamó para felicitarle por su segunda victoria electoral. Algunos de ellos revelan que la diplomacia norteamericana calificó al presidente del Gobierno español de “político cortoplacista que supedita los intereses comunes al cálculo electoral y un problema para algunos de los intereses de la política exterior de EEUU”. En el 2007, según Wikileaks, Aznar quiso salvar España de un mal Zapatero y de un insuficiente Rajoy. Según fuentes del ejecutivo, Moncloa no va a comentar el contenido de esos documentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Solo Blog - Top Sites
posicionamiento web